No se debe mentir en el curriculum. Esa es la principal enseñanza que han aprendido los asistentes a la jornada “Hacia la nueva ruta del empleo” en donde se han dado algunas de las claves básicas para que aquellos que ansían encontrar su trabajo ideal puedan evitar muchos problemas en el camino. En voz de los ponentes de la jornada celebrada en el Palacio de Congresos de la ciudad de Oviedo, mentir en el CV supone cometer una falta muy grave por parte de aquellos que andan a la caza de un buen trabajo remunerado: “Si sus currículums no les gustan, lo que tienen que hacer es algo para cambiarlo, pero no mentir”. Los currículums tienen que ser dinámicos. “No pueden pasar dos años con la misma información y dispuesta del mismo modo”, ha explicado Paloma Grijota, psicóloga con amplia experiencia en el campo de los Recursos Humanos.

img-20161010-wa0001

Y es que, la suerte de los asistentes al evento ha consistido principalmente en saber qué es lo que más valoran aquellos que se dedican directamente a la contratación e incorporación de nuevos empleados en las empresas. Ellos mismos han sido los que han afirmado que en nuestro país se miente mucho en los CV. Uno de los aspectos en los que más se recurre a la mentira es precisamente en el tema de los idiomas y más concretamente en el inglés. Es en este aspecto en donde la gran mayoría de quienes redactan currículums habitualmente cometen un mayor número de faltas: “Aquí se miente mucho con el nivel de los idiomas y también se dan la vuelta a trabajos, se adornan con responsabilidades que en realidad los demandantes de empleo no tuvieron”.

Más allá de eso, las jornadas han girado en torno a cómo se debe idear el trato con el contratante. Los ponentes han explicado que cada CV ha de estar, en la medida de lo posible, destinado a cada empresa de forma particular. Es necesario que a la hora de plantear el envío de un currículum se haga pensando en que al otro lado del correo. Para conseguir un empleo es necesario tener en cuenta cuáles son las necesidades de la persona que está al otro lado y, dentro de nuestras capacidades, tratar de solventarlas.

Otro de los puntos importantes en el que los ponentes han puesto mucha atención tiene estrecha relación con el mundo de la comunicación online y las redes sociales. En las jornadas se ha explicado que todo lo que se cuelga en Internet equivale prácticamente a ir gritándolo por la calle y que es esencial mantener una responsabilidad sobre aquello que sí queremos mostrar y aquello que no. En alguno de los momentos del periodo de contratación es más que probable que el contratante o el responsable de recursos humano de la empresa “googlee” el nombre del candidato para poder recabar toda la información posible sobre él. Es por ello que la jornada “hacia la nueva ruta de empleo” ha incidido  en la importancia de saber qué mostrar y qué no en aquellas páginas y plataformas bajo nuestro control.

img-20161010-wa0002